Teatro Montemuro. El universo rural corporativo.

Esta compañía portuguesa se encuentra integrada en un universo rural creando sinergias con su medio convirtiéndose en dinamizador social y cultural de su región

Teatro Portugués de hoy

Agustín Iglesias/ José Juan Martínez Bueso

¿Cómo nació Teatro Montemuro? ¿Qué características tienes y Cuáles son sus planteamientos estéticos?

El Teatro do Montemuro inició su actividad en 1990. La ausencia de actividades culturales, la falta de oportunidades y el inconformismo fueron algunas de las razones que llevaron a un grupo de jóvenes a verter su energía en un proyecto que les permitiera asentarse en su tierra. Hoy la pequeña aldea de Campo Benfeito enclavada entre los montes es  lugar de referencia de creación, difusión y programación artística. La existencia del Teatro do Montemuro situado en un lugar inhóspito entre caminos serpenteando la sierra de Montemuro ha dinamizado la región, descentralizado las artes y proporcionado a la población una oferta cultural de calidad.

 El  Teatro do Montemuro asume por obligación y voación una compañía itinerante, la diversidad de lugares de representación y el público heterogéneo obligan que toda producción sea pensada bajo estas premisas. La Compañía apuesta por una creación de textos originales contemporáneos, inspirándose en las situaciones más variadas de la actualidad.

Todo sucede en un proceso colectivo que une autores, escenógrafos, actores, músicos y de esta forma democrática nacen los espectáculos. El texto tiene una función fundamental, somos en primer lugar contadores de historias pero la palabra no es el único lenguaje de nuestros proyectos artísticos, nos servimos de la música, la escenografía, la luz, los trajes y en las diferentes técnicas teatrales.  Todo forma parte de un lenguaje aparentemente complejo y absurdo pero que al final permite que el objeto artístico hable para diferentes públicos con la misma voz.

La identidad artística fue siendo creada sobre la base de vivencias rurales, pero sobre todo en la convivencia humana que la misma compañía promueve. Son colaboradores que contribuyen decisivamente al crecimiento en todos los niveles, desplazándose desde varios puntos del mundo, con mayor incidencia del Reino Unido para transmitir sus líneas artísticas en favor de la diversidad creativa.

El teatro do Montemuro está asentado sobre un equipo permanente de seis personas. Es una estructura sólida que recoge creación, presentación y divulgación de nuevas obras artísticas.

 ¿Qué relación tenéis con las instituciones locales y estatales portuguesas?

El Teatro do Montemuro es una estructura apoyada por el Gobierno de Portugal, a través  de los apoyos de la Dirección General de las Artes, y el de un socio de la Compañía, el municipio de Castro Daire con el que la compañía estableció un protocolo de colaboración. La compañía es todavía hoy una estructura itinerante, cerca del 60% de su trabajo está circulando por todo el país y más allá de sus fronteras.

El Teatro do Montemuro está asentado en una región bastante desfavorecida en todos los niveles. La inexistencia de actividades culturales regulares es un factor de preocupación permanente de la compañía... A pesar de todas las adversidades sentimos que existe una voluntad de cambio. El Teatro do Montemuro tiene claramente una responsabilidad en  la gestión de este cambio. 

En la región es la única institución que desarrolla una actividad estable. Nuestras propuestas tienen como objetivo llevar el teatro a las aldeas o lugares ajenos a equipamiento escénico. Hablamos de espectáculos de calle y espectáculos alternativos para espacios alternativos como escuelas, salones parroquiales, almacenes, ... La descentralización ha de partir desde luego de pequeños territorios. Cuando pensamos que las personas se pueden desplazar a otras localidades para asistir a un espectáculo, no es del todo cierto. Estamos hablando de una población muy envejecida, con pocos recursos financieros y con muy escasas vías de transporte. Nos parece oportuno que las instituciones socias y responsables de esta dinámica se articulen en el sentido de promover los espacios dándoles vida. Pensamos también que el papel de las asociaciones es fundamental en la repercusión de los proyectos. La proximidad que tienen en el territorio donde se sitúan permitirá un desarrollo comunitario más rápido y eficaz. Para el Teatro do Montemuro las singularidades de estos aliados se engloba en los objetivos a alcanzar.

El Teatro do Montemuro asienta su proyecto en cuatro grandes objetivos de trabajo en su estructura profesional: pretende crear teatro en /del y para el mundo rural,  formar y desarrollar nuevos públicos, innovar y desarrollar un lenguaje artístico contemporáneo y mantener una estructura sostenible de creación, administración y gestión que permitan un crecimiento natural. Venimos colaborando con agentes culturales diversos agrupando esfuerzos para potenciar una dinámica integrada que ofrezca una mayor oferta, como  verdero sentido de servicio público.

¿Qué relación mantenéis con el público de la ciudad o la comarca?

Ya hemos referido el protocolo de colaboración con el municipio de Castro Daire. La propuesta de Teatro do Montemuro pasa por la presentación de espectáculos para para diferentes tipos de público en diversos espacios: escolares, espectáculos de calle, debates. A lo largo de los años hay una mayor implicación de la comunidad en el proyecto de Teatro do Montemuro. El público de las actividades creció y se volvió más participativo en nuestros proyectos.

Somos una referencia dinamizadora de la cual se enorgullecen estas poblaciones. Existe un cariño manifiesto al Teatro do Montemuro no sólo por su trabajo artístico sino por la proximidad de los miembros de la compañía, en su mayoría personas de la región.

¿Por qué os planteáis hacer O Gigante?

O Gigante es claramente un proyecto que permitirá a los jóvenes allende la frontera un viaje a un mundo imaginario. Aunque tiene referencias muy directas al contexto portugués, siendo una co-producción con la compañía inglesa The Fletch Theatre, en su  escenografía  participa un autor portugués y un inglés que encuentran en su esfuerzo común un lenguaje que sobrepasa la barrera del idioma. No interesa en qué lugar se preenta, la historia será siempre clara para quien la ve. La música será siempre el vehículo inmediato para la comprensión de esta historia y las marionetas, de movimiento casi coreográficos se vuelven personas reales

Otras compañías del Circuito Ibérico de Artes Escénicas:

Companhia de Teatro do Braga

Teatro das Beiras   

Otros artículos de teatro

Comentarios

Enviar un comentario

Para poder comentar debes estar registrado. Regístrate o accede a tu cuenta.

No hay comentarios por el momento.


Produce Madreselva Servicios Culturales, S.C.
revistamadreselva@gmail.com
Apdo. Correos 381, 06300 Zafra (Badajoz)
Aviso Legal | Servicios | Publicidad
Utopia.es - Internet más cerca
Aviso

Utilizamos cookies propias y de terceros para el análisis de la navegación de los usuarios. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Ok Más información